La revolución del 5G: ¿Cómo afectará a la empresa y a nuestras vidas?

La revolución del 5G: ¿Cómo afectará a la empresa y a nuestras vidas?

En los últimos meses se han intensificado las informaciones acerca de la incipiente llegada del 5G a nuestras vidas. La llegada de esta tecnología ha tomado un cariz más real a través de recientes declaraciones de miembros del Gobierno español, quienes ya anuncian los próximos avances en la gestión y planificación del espectro radioeléctrico, así como de las acciones destinadas a la ordenación, adjudicación y puesta a disposición de las frecuencias necesarias para la definitiva llegada de esta novedad a nuestros hogares y trabajos. Se trata de un nuevo paso, esta vez de gigante, que supondrá nuevos usos gracias a un ancho de banda exponencialmente mayor.

Hay quien dice que el 5G es el siguiente paso de la evolución lógica de este tipo de tecnología, pero se trata de mucho más que eso: el 5G se instituirá en muy poco tiempo como una auténtica revolución tecnológica que permitirá el acceso a un mundo nuevo de posibilidades digitales hasta ahora inimaginables. Y es que el 5G nos dotará de una capacidad y velocidad hasta cien veces mayor que cualquier servicio de banda ancha doméstico. Esto supone un avance incalculable en torno a las potenciales aplicaciones del Internet de las Cosas, vehículos conectados, transporte inteligente o transformación digital de entornos hasta ahora aislados de las nuevas tecnologías. Aplicaciones que, sin un gran ancho de banda, no cabrían en nuestras vidas.

La revolución del 5G

Cuando hablamos de la revolución del 5G nos referimos a varios factores que, unidos, hacen posible ese salto de gigante en la digitalización de nuestras vidas. Velocidad, reacción y alcance harán posible, por ejemplo, el control de vehículos autónomos, drones, instrumental y dispositivos de realidad virtual y, en general, del Internet de las Cosas.

Por ejemplo, un cirujano podrá intervenir en una operación sin tener que estar presente en quirófano con un simple guante especial para controlar un brazo robótico y unas gafas de realidad virtual. Y todo ello con la garantía de contar con una conexión que evite margen de error. Para ello no sólo es ingrediente imprescindible la robótica, sino también la llamada retroalimentación háptica, que permite transmitir sensaciones táctiles, apoyando así al sentido de la vista y al sonido que se reproduzcan en vídeo.

Lo mismo se aplica a la conducción a distancia: la retroalimentación háptica permite sentir cuándo el vehículo pasa por encima de un bache o cuando choca con un objeto, y la velocidad del 5G permite una comunicación simultánea con otros vehículos y sensores, interactuando con, por ejemplo, una gasolinera o el alumbrado público. Se trata, en definitiva, de poder usar nuestras destrezas a tiempo real y a gran distancia, por lo que se habla ya del concepto del “Internet de las destrezas”.

En lo que a nuestro día a día se refiere, esta tecnología podrá estar presente en nuestros hogares y en nuestros dispositivos antes de lo que pensamos. De hecho, compañías americanas como Verizon y AT&T ya están realizando las primeras pruebas y pronto comercializarán este servicio. Se abre un mundo de infinitas posibilidades para el desarrollo de app que se valgan de esta tecnología una vez que ésta e integre en nuestros Smartphone y demás dispositivos.

¿Cómo afectará el 5G a las empresas?

El 5G no sólo modificará el día a día de los usuarios, sino que repercutirá de forma directa en los ejercicios económicos de las empresas de todo el mundo, aunque todavía no es posible adelantar cuál será su repercusión y alcance total. Se avecinan cambios en la estructura de las empresas, en la forma de relacionarse con sus tecnologías y aparatos de todo tipo y, por ende, en su rendimiento y forma de funcionar.

Así, parece claro es que la interconectividad que ofrece el 5G se dejará notar, y mucho, en el ámbito de la empresa, posibilitando nuevas fórmulas de ahorro de tiempo, reducción de gestiones mecánicas y trabajo a distancia.

Más allá de ello, las empresas tecnológicas tienen ante sí un horizonte amplísimo de posibilidades de desarrollo de nueva tecnología que se valga del 5G. A día de hoy contamos con ejemplos de posibles aplicaciones en el campo de la medicina, de la ingeniería y la construcción (por ejemplo, maquinaria que funcione a distancia), o el turismo (dentro de poco será posible ‘viajar’ a cualquier lugar del mundo con visión 360º en tiempo real). Sin embargo, son solo algunos ejemplos: se avecinan años de avance exponencial y de auténtica revolución en la forma de entender nuestra forma de relacionarnos con el mundo.

 

¿Quieres mejorar la capacidad de tu empresa o tu hogar a través de soluciones tecnológicas a tu medida? Contacta con nosotros.



Share This